¿Adicción a las cirugías estéticas?

Vivimos un momento en que la medicina puede curar el cuerpo y también remodelarlo. Existe una tendencia a la ¨medicalización de los cuerpos¨ gracias a la opción de los cambios a través de los procedimientos de tipo estético y los adelantos de la medicina en esta especialidad.

 

Es importante resaltar, que el cuerpo tiene un sentido en nuestras relaciones sociales y se comporta como un factor determinante en el proceso de juzgar que es aceptable y que no lo es tanto. De esta manera, la cirugía estética se convierte en una opción que puede ayudar a mejorar la autoimagen y los deseos de las personas por el cambio corporal. Sin embargo, la insatisfacción por el cuerpo puede convertirse en un trastorno médico (Trastorno dismórfico corporal) y las personas podemos usar las cirugías estéticas de forma inadecuada y riesgosa, como una forma de controlar la imagen y el descontento que este nos puede generar.

 

Aplicado a la cirugía plástica, el concepto de adicción se refiere principalmente a ¨una búsqueda fuera de uno mismo por algo que falta en el interior¨.

 

 Al igual que con otras adicciones, las sustancias que alteran la mente, el juego o el dinero, la adicción a la cirugía es parte de la relación con el propio cuerpo y la reacción al sufrimiento personal, por un lado, y a las demandas sociales, por el otro.  Entre los otros factores sociales que influyen en la adicción a la cirugía estética estarán:

 

  • La exposición a los diferentes medios de comunicación y a los estándares de belleza que nos venden, como artistas, famosos entre otros.
  • Los avances en la medicina actual y la posibilidad de hacer procedimientos que cambien el cuerpo humano.
  • La aceptación social y mayor convivencia con los cambios logrados a través cirugías estéticas.

 

Cuando se piensa en la realización de una cirugía de tipo estético, es importante tener claro que nos motiva a tener un cambio.  Es fundamental analizar junto al médico especialista que elegimos los cambios que deseamos si son reales y además, si estos se pueden lograr.  De esta manera no correr el riesgo del daño corporal para perseguir el sueño de la perfección imaginaria.

 

Referencias

 

Suissa, A. J. (2008). Addiction to Cosmetic Surgery: Representations and Medicalization of the Body. International Journal of Mental Health and Addiction, 6(4), 619–630.

 

 

Escrito por La Dra Lina María Quintero Velásquez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres saber más?

Envíanos un correo a
tucirugiasegura@gmail.com
o accede a nuestro formulario de contacto.

Médicos y Especialistas

Aliados